domingo, 2 de diciembre de 2012

El terror a las medias.

Y no me refiero a las medias de lencería. ¿Qué tal estamos? Zanks por no decirme que escribiera ni nada, ya se nota cómo me queréis. Bueno, me la sudáis amores, yo sigo aquí porque LO VALGO, no por mi belleza (?) Ok me callo que desvarío.

Bueno, no sé si ya lo sabréis pero ES DICIEMBRE. Y me tenéis hasta los ovarios con eso del fin del mundo, hamores. Con h de HOSTIA CALLAOS DE UNA VEZ. En serio, que no. Que dejéis a los mayas, que nos hicieron una trolleada preciosa hace un montón de tiempo y mira, aquí estamos, tragándonosla. Bueno, vosotros, que a mí me tenéis quemada.

Bueno, hoy voy a hablar de lo único que tengo en la cabeza (sin contar con mis acosos virtuales y conocidos mundialmente a cierto Tomás), LAS NOTAS. Las medias, los exámenes, las cosillas para subir nota (las cuales apenas hago), esas cosas.

A ver, hace apenas uno o dos años no se me habría ocurrido sentarme a estudiar para un examen. Nunca. Jamás. Luego lo varié a estudiar sólo para los exámanes finales/exámenes de tercer trimestre. Ahora lo he variado a tomarme media cafetera y chutarme cinco o seis dosis de Redbull para no sobarme estudiando día y noche.

Bueno, en realidad, no. Es raro, pero, joder, no sé. Todos queremos tener las medias altas, a algunos por simple gusto de saber que tienen buena nota y otros por necesidad. Yo entro en el segundo grupín. 
Nunca me ha gustado estudiar. Y con estudiar me refiero a sentarme y aprenderme las cosas. Odio eso. Me gusta ir al instituto, me gustan las clases, me gustan casi todas las asignaturas, sí. ¿Pero sentarse y empollarse algo para vomitarlo al día siguiente? Siempre he odiado hacer eso. Por eso nunca lo he hecho hasta que ha sido estrictamente necesario.

Pero llega bachillerato, llegan las carreras, llegan las medias, y tú te cagas en dios. Toda tu vagancia te pasa factura, sobre todo cuando tu carrera es de las más solicitadas y piden una media que llega a los cielos. Por ejemplo, mi carrera.

Yo quiero hacer periodismo, pero no en Elche. Aquí creo que piden de media un 8 con algo, que sobre 14 no llega al 7. Es muy fácil llegar a esa nota. Pero ahora entra el tema Valencia. Periodismo, en la Comunidad Valenciana, sólo está en Elche y en Valencia. No quiero estudiar en Elche, y menos esa carrera porque aquí está enfocado a cosas que no me interesan. ¿Qué pasa? En Valencia se ofertan sólo 80 plazas, lo que hace que sólo entren los mejores. Lo que hace que, del 8 y algo que me piden en Elche, se pase a un 11.1 que me piden en Valencia para entrar. Eso es como un 8 y medio. 

¿Me veis con cara de sacar 8 y medio en algo? No, yo tampoco, así que es aquí cuando entra el tema "terror a la media". El tener que sacar la máxima nota posible en todo, y que no se te ocurra suspender algo porque te baja la media cosa mala. El tener que empollar día y noche para que un examen te salga medio decente. Imaginadme a mí, que no he estudiado en mi vida llegar a Bachillerato y pegarme la empollada padre. Dios.

Así que aquí estamos, yo y toda mi clase mantándonos a estudiar. Y claro, yo me cago en la puta porque la media no me da ni de coña. Pretendía llegar a una media de 8 este año pero lo veo jodido jodidísimo. Básicamente porque mi media es un 7 y subir un punto es más difícil de lo que yo creía.

Y ESTOY HARTA DE ESTUDIAR.

Así que el miércoles cuando haya acabado todos los exámenes, hayan hecho la evaluación, hayan puesto las notas y cosas varias podré respirar tranquila.

Siento no haber escrito nada interesante, tengo la cabeza llena de cálculos de medias y cosas que aprenderme para intentar llegar al ocho :(

Y vuestra pelirroja de bote favorita se va, que tiene examen de Literatura Universal mañana. DANTE, VETE AL INFIERNO #ChisteLiterario

#NP Red Lights Indicates Doors Are Secured {Arctic Monkeys}

1 comentario:

  1. ¡A estudiar como una perra para salir de fiesta conmigo en VLC!

    ResponderEliminar